ELÉcTICo

Un blog ecléctico de ELE, TICs y aprendizaje


Deja un comentario

TIC, TAC, TEP

Cuando todavía oigo a alguien hablar de “nuevas tecnologías” (y no es poco frecuente, incluso en publicaciones), siento, a priori, una especie de rechazo ante lo que va a decir. Creo que ya no podemos hablar en estos términos, ni siquiera es adecuado el término de tecnología, pues en algún sitio he leído que tecnología es aquello que nace después de nosotros. Es decir, que un bolígrafo fue, en su momento, considerado tecnología. En un interesante artículo de Dolors Reig titulado “Disonancia cognitiva y apropiación de las TIC” , habla de tres conceptos  que ya deberíamos estar utilizando: TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), TAC (Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento) y TEP (Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación).  El primer término queda sobradamente claro, el segundo se refiere a las tecnologías que, aunque muchas de ellas en principio no se pensaron para este uso, ahora se han convertido en herramientas pedagógicas y de intercambio de conocimiento, como pueden ser los blogs o redes sociales específicas para la educación. Las Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación serían aquellas que permiten a los individuos tener el poder de participación y el poder para cambiar las cosas. Ejemplos de ellas serían las redes sociales como Twitter o Facebook, donde la gente se ha sentido con el poder para organizar y difundir revoluciones como las de la primavera árabe o el 15M.

Creo que una mezcla de TAC y TEP serían los MOOC (Massive Online Course), de los que hablaré largamente otro día.

Como consecuencia de las TEP, sigue diciendo Reig, vivimos tiempos de disonancia cognitiva, un término que ha tomado prestado de la neurociencia  que, significa la tensión que se produce en el sujeto cuando existen contradicciones importantes entre lo que se piensa y la realidad.  Cuando esta disonancia se produce de manera constante, causa malestar. Hoy, existe esta disonancia cognitiva entre lo que Internet nos ofrece en cuanto a empoderamiento y participación y lo que nos ofrece la realidad offline.  Creo que esta disonancia cognitiva está presente hoy en día  en las aulas (y no hablo solamente de la educación primaria y secundaria, también sucede en las aulas de ELE, incluida la mía), donde los profesores  siguen aferrados al poder que les da el conocimiento. Cedamos el poder a nuestros estudiantes , hagamos unas clases en las que los protagonistas sean ellos y no nosotros, vamos a darles las herramientas para aprender, vamos a interesarnos por lo que realmente necesitan y les preocupa, y tendremos clases con alumnos y alumnas motivados y profesores y profesoras satisfechos.

Anuncios


Deja un comentario

PRIMER DÍA DE CLASE

Comienza un nuevo mes de septiembre, este de 2012 especialmente duro para muchísimas personas. Y con este mes, comienzo un nuevo curso en la UPM.
El primer día de clase me parece fundamental para el establecimiento de las relaciones afectivas entre el profesor y los estudiantes y para lograr la cohesión de grupo que nos permitirá tener éxito en todas las actividades colaborativas que planteemos a lo largo del curso.

Las actividades de presentación dependerán muchísimo del número de estudiantes por grupo. Como nos sucede con demasiada frecuencia, a veces no sabemos el número exacto de estudiantes hasta unas pocas horas o minutos de entrar a clase.  Pero este es nuestro querido mundo ELE: el profesor debe estar preparado para casi todo…

Aquí dejo algunas actividades de presentación, cuyo objetivo es, además de conocer el nombre de los estudiantes, crear un buen ambiente de clase y dar energía y cohesión al grupo.

PRESENTACIÓN EN CÍRCULO (máximo 15 estudiantes. Todos los niveles)

Nos ponemos todos en círculo. Los estudiantes tienen que salir al centro y decir su nombre y algo que les caracterice que comience por la inicial de su nombre. El profesor empieza: Sale al medio y dice: “Yo  me llamo Ana y no soy Alta” (acompaña la característica con un gesto) . Continúa el estudiante que está a la derecha, sale al círculo y tiene que recordar el nombre del anterior (con el gesto): “Ella se llama Ana y no es Alta (gesto que hizo la profesora), yo me llamo  Thomas y me gusta el tenis (gesto de jugar al tenis)”. El tercer estudiante tiene que repetir los dos anteriores, y así sucesivamente.  Los estudiantes que permanecen en el círculo no pueden ayudar con palabras al que está en el centro, pero sí pueden hacer el gesto que corresponde al nombre que no recuerda. El profesor/a hará la última intervención, recordando así el nombre de todos sus estudiantes.

Con este juego no se olvidan los nombres, nos divertimos y, al mimo tiempo, el profesor puede ir corrigiendo errores y hacer una evaluación diagnóstica de la expresión oral de los estudiantes.

PRESENTACIÓN PARA ACTIVAR LA ENERGÍA POSITIVA  (Se puede hacer con cualquier número de estudiantes y a partir de un A2)

Se reparte un post-it a cada estudiante. El centro escriben su nombre, se les dice que dejen la mente relajada, escuchen las instrucciones que les va a dar el profesor y escriban. Las instrucciones serán las siguientes:

Os voy dar una serie de instrucciones, y escribid lo primero que se os venga a la mente (de manera positiva)

1. En la esquina superior izquierda del post-it escribid un lugar

2. En la esquina superior derecha escribid una comida.

3. En la esquina inferior izquierda escribid el nombre de un profesor

4. En la esquina inferior derecha escribid el nombre de un familiar o amigo

Después circulan por la clase y, en parejas, explican sus razones por las que han escrito estos nombres.

Este juego nos sirve, a la vez que para presentarnos, para comenzar el curso con actitudes positivas.

PRESENTACIÓN  CON IRONÍA (Cualquier número de estudiantes. Nivel B2.)

Se trata de presentarnos de manera totalmente opuesta a lo que somos. Cada persona tiene que decir 2 características propias de su persona y 2 cosas que le gusta hacer en un curso de idiomas o que le gustaría hacer en la clase (todo ello con ironía, diciendo lo totalmente opuesto y exagerando). A modo de ejemplo, comienza el profesor:

” Yo me llamo Ana y soy superordenada. Soy una maniática del orden, no puedo soportar ver un papel fuera de su lugar, tengo todos mis libros ordenados alfabéticamente… (los alumnos podrán ver mi mesa, totalmente caótica) Además, me encanta ir de compras a esos centros comerciales grandísimos, donde la gente habla muy alto y compra cosas que no necesita. Siento un gran relax en estos lugares”.

” En la clase de español, lo que más me gusta es dar a mis estudiantes listas de vocabulario totalmente descontextualizadas y que se las aprendan de memoria. Y no me gusta nada, nada, el uso de tecnología en clase, ni quiero que mis estudiantes la usen”.